Un respirador artificial “Made in” San Juan

/, Portada 2/Un respirador artificial “Made in” San Juan

Un respirador artificial “Made in” San Juan

Un equipo de profesionales sanjuaninos presentó un respirador artificial diseñado y construido por ellos para hacer frente a la pandemia de COVID-19.

 

De izquierda a derecha:Cr. Gastón Briozzo, Dr. Ing. Eugenio Orozco y Esp. Pablo Varela.

Le pusieron «HOMTEC 1.0» que en en Huarpe significa aire., el aparato tiene un costo 10 veces inferior a un respirador tradicional y está listo para iniciar una construcción en serie. Es un respirador que parte desde la automatización del accionamiento de una bolsa de resucitación AMBU muy conocida ya aprobada por ANMAT y le agrega una serie de mecanismos, software y sensores que lo vuelven un dispositivo de características únicas ya que puede trabajan con parámetros y valores similares a los respiradores tradicionales.

‘Vamos a tener un producto muy confiable, que no solamente servirá para la pandemia, sino que  sea de un uso más frecuente’, aseguró el contador Gastón O. Briozzo, ideólogo del proyecto, quien a través de la Fundación Presidente Sarmiento convocó a un grupo de profesionales para concretar el respirador, con la idea de “brindarle algún aporte concreto a la comunidad hospitalaria para paliar las necesidades que ésta estaba enfrentando. La primera y clara necesidad era la de contar con mayor numero de respiradores de emergencia en caso de verse desbordada la capacidad ya instalada.

Fue así que se fue conformando un grupo de trabajo con la suma de un experto en diseño e impresión 3D Pablo Varela y del coordinador  de Software Dr.IngenieroElectrónico Eugenio Orosco(perteneciente a INAUT-CONICET-UNSJ), quien a su vez incorporo el invaluable aporte de sus colegasIng. Jeremías Gaia Amorós(INAUT-CONICET-UNSJ),  Ing. Juan M. Julián, Ing. Felipe D. Pantano,Ing. Martín A. Saffe.

 

El software, totalmente diseñado por los profesionales sanjuaninos, con la ayuda de sensores de presión diferencial y de flujo, puede monitorear permanentemente la respiración del paciente, reaccionar y advertir sobre cambios no deseados.

Cuenta con respaldo de baterías(UPS) propio que le asegura un funcionamiento de 20 hrs. sin recibir energía eléctrica externa hasta tanto se re establezca el servicio o se cambie por otro pack de baterías cargadas.

Todo el dispositivo es manejado y monitoreado desde una pantalla táctil de 7 pulgadas. La idea era crear una interfaz de accionamiento que al operario sanitario le resultara familiar y fácil de utilizar no muy diferente de las que ya usa con los respiradores tradicionales.

 

El aparato fue construido totalmente en la provincia con la colaboración de numerosas empresas donde se realizaron los trabajos de diseño, impresión 3D, corte laser, fresado de control numérico CNC, plegado, etc. Además, el equipo contactó foros internacionales y Universidades enfocadas en el mismo objetivo, como Reesistencia Team de España o el MIT (Massachusetts Institute of Technology), USA. Como así también con diversos equipos técnicos de Gran Bretaña, Italia y Alemania.

«En un principio la idea era solo conseguir los planos y códigos abiertos del software y fabricarlos acá. Pero luego advertimos que eso no sería posible ya que, en plena cuarentena resultaría muy difícil adquirir muchos de los insumos utilizados en el extranjero además de su elevado y prohibitivo costo. Así que teniendo en cuenta los parámetros y exigencias que se estaban aplicando en USA, UK y España para la aprobación de estos aparatos, debimos replantear toda la idea y decidimos diseñar y construir el propio desde cero’ aseguró Briozzo.

Destacaron el apoyo del Servicio de Bioingeniería del Hospital Guillermo Rawson a cargo del Bio Ing. Luis Pulenta quien con su equipo elaboró un protocolo para evaluar este tipo de respiradores experimentales de emergencia. Pero además «la respuesta de toda la gente que a contribuido en este proyecto, ha sido sorprendente. Esto se hizo con fondos propios, que siempre resultan escasos, y si necesitabamos algun material o algun servicio, todas aportaron con total generosidad a este proyecto’, dijo Briozzo.

El prototipo en cuestión está terminando la etapa de análisis clínico para su aprobación, pero es interés del equipo de trabajo ir a más y que con una futura actualización de software y agregado de sensores poder lograr un dispositivo que pueda ser usado no solo para la emergencia de esta pandemia, sino que quede como un respirador alternativo en los centros de salud de cada departamento. Para ello se le adicionaran sensores de humedad y temperatura y se lo transformara en un dispositivo cada vez más inteligente que pueda manejar más variables de forma autónoma.

Según los responsables del proyecto se podrían construir hasta 1 aparato por día de ser necesario. El equipo aguarda que se pueda firmar un convenio institucional entre la Fundación Pte. Sarmiento, el Gob. Provincial o una o varias empresas o instituciones privadas para la construcción de una primera serie de unos 30 aparatos a 50 aparatos.

By | 2020-06-23T15:26:40+00:00 junio 12th, 2020|Especialidades, Portada 2|0 Comments