Se puede evitar una trombosis

/, Especialidades, Portada 3/Se puede evitar una trombosis

Se puede evitar una trombosis

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 25% de las muertes en todo el mundo están relacionadas a la trombosis. Con motivo del Día Mundial de la Trombosis se busca concientizar sobre esta patología.

Bajo el lema “La trombosis se puede prevenir, consultá tu escala de riesgo” se lleva adelante este año la campaña para prevenir la trombosis, cuyo día mundial es el 13 de octubre de cada año, en honor al día de nacimiento del médico Rudolf Virchow. Latinoamérica se une todos los años al Día Mundial de la trombosis, organizado por la Sociedad Internacional en Trombosis y Hemostasia (ISTH), para  concientizar  y evitar las peligrosas consecuencias de esta patología.

La trombosis venosa es un coágulo (trombo) en una de las grandes venas del cuerpo. Generalmente ocurre en las piernas (Trombosis Venosa Profunda). En ocasiones, ese coágulo también puede migrar a los pulmones, donde queda alojado y bloquea el flujo sanguíneo, lo que se llama Embolia Pulmonar. Ambas condiciones generan consecuencias importantes para la salud y pueden ser causa de muerte.

Los síntomas principales de la trombosis venosa son el dolor, hinchazón y entumecimiento de los miembros afectados. En cuanto a la embolia pulmonar, los síntomas son dolor torácico y dificultad para respirar. Estos trastornos pueden ser mortales, pero son tratables si se detectan a tiempo.

Escala de riesgo

Uno de los principales objetivos de la campaña es que la gente consulte con su médico y conozca su escala de riesgo potencial, ya que las personas con alto riesgo deben ser monitoreadas e incluso, tratadas de manera preventiva.

La escala de riesgo se construye a partir de un cuestionario que recopila información sobre la edad, el historial médico, los medicamentos y los factores específicos del estilo de vida de un paciente. Todos estos factores combinados, determinan el riesgo potencial del paciente de desarrollar un coágulo en las piernas o los pulmones.

Prevención

Entre las medidas preventivas se encuentran llevar un estilo de vida saludable y realizar actividad física frecuente.

Algunas medidas sencillas para mantenerse en movimiento en el día a día consisten en: optar por subir por las escaleras en vez de usar el ascensor; ir caminando al trabajo en lugar de tomar el ómnibus; ante largos períodos de estar sentados, levantarse cada 30 minutos y dar una vuelta.

También se recomienda realizar a menudo flexiones y extensiones de los pies y brazos para estimular la circulación, además de usar ropa cómoda que no obstruya la circulación. Ante cualquier duda que estos síntomas o similares puedan presentar se recomienda la consulta a un especialista.

 

Trombosis y vacuna del Covid-19

Respecto a los casos de trombos relacionados con la vacuna del Covid-19, es cierto que se han detectado casos de trombosis de senos venosos del cerebro en personas vacunadas para prevenir el contagio de la enfermedad del coronavirus. Estos casos cuentan «con la particularidad de ir asociadas a una disminución del número de plaquetas en sangre, lo que sugeriría una activación anormal del sistema de la coagulación», según nos apunta el doctor Sánchez, quien nos anima a vacunarnos ya que «el beneficio supera ampliamente los posibles riesgos, y además se trata de casos aislados».

nombre exacto de este proceso es Trombosis trombocitopénica autoinmune inducida por vacunas SARS-CoV-2. Hasta el momento se sabe que es una rara respuesta autoinmune, más frecuente en mujeres, que se presenta como formación de trombos en seno cerebral o en venas abdominales, asociada a un recuento bajo de plaquetas, y en ocasiones a hemorragias».

Cuál puede ser el origen. Según recientes investigaciones, este proceso de carácter excepcional se produce por el desarrollo de una trombocitopenia autoinmune mediada por anticuerpos activados frente a la proteína PF4 que origina una agregación plaquetaria. Esto significa que se amontan formando coágulos e interrumpen su actividad.

Baja incidencia. Este efecto se ha detectado en una de cada 100.000 personas vacunadas, por lo que la incidencia es muy baja, y más si se compara con la incidencia de la trombosis cerebral, de 0,22 a 1,57 afectados por 100.000 habitantes cada año.

 

Fuente: Agencias.

 

 

 

By | 2021-10-19T14:27:25+00:00 octubre 13th, 2021|Cardiología, Especialidades, Portada 3|0 Comments